miércoles, 9 de abril de 2008

ESTA ES UNA TARDE TRISTE!

A Leda
Se que no todos somos visto igual, se que a veces damos motivos para que nos juzguen de mil manera. Pero Leda, yo solo puedo acordarme de vos, usted te decía, de una sola forma, como eras conmigo. Y fuiste buena, se me humedecen los ojos, pero asì te recuerdo,buena tipa, los errores no los se, que paso con mis otros seres queridos con vos tampoco, solo se como me recibiste, solo puedo pensar en aquellos años difíciles, tus ojos humedecidos cuando el golpe a Allende en Chile, tu casa a disposición, los momentos con el huevo ahí. Nuestra hija, la de Laura y mia, esta creciendo. Mi hija, nuestra hija, tu nieta Pauli, a la que le falle mil veces, esta hermosa y ha crecido. Tengo una nieta, de un año Leda. La que sin alcohol me roba la alegria, esa misma que le debí a Paula. Con tu hija hicimos las pases, porque mi locura fue cediendo. Se que fui salvaje como los gatos apaleados. Fuiste quien me vi la primera noche con ataque de pánico, la que me llevo a lo de Pirulo, con quien conocí Villa Gesell, la que me levanto en su cauto cuando los militares me buscaban para secuestrarme, torturarme y supongo trasladarme. Leda, hay tantas cosas y recuerdos, que uno los lleva adentro hasta el final o el principio de otra historia. Por eso, no te voy a caer en la facil de decirte que si te encontras con tal o cual, no, solo sabe que no pasaste en vano.Gracias.

1 comentario:

Maraly dijo...

Vos sabés que cuando una tristeza se comparte, se divide. No por eso es menor. Tu nueva vida es el mejor homenaje que pudiste hacerle a Leda, porque ella creyó en vos y fuiste digno de esa confianza.
En el norte dicen que cuando muere un ángel no se debe llorar, pues se le mojan las alas y no puede volar...